#HalloweenUNIAT: Arquitectura y Haunted Houses

#HalloweenUNIAT: Arquitectura y Haunted Houses

Las Haunted Houses son un éxito alrededor del mundo. El único propósito de estos edificios es lograr asustar a cualquiera que se atreva a entrar en ellos. Año tras año, estas atracciones logran que cientos de miles de personas se involucren en una experiencia espeluznante. Pero…¿por qué ocurre este fenómeno? ¿Por qué hay personas que año tras año regresan a las mismas locaciones? Un grupo de arquitectos encontró la ciencia detrás de esto. Aunque es cierto que los monstruos y los efectos especiales encantan al público y erizan su piel; en realidad, la mayoría del encanto y embrujo de estos lugares reside en el diseño de los mismos.

A continuación, enlistamos los elementos que estos arquitectos consideran hacen que una Haunted House sea en verdad algo digno de temerse.

El mejor recurso es que el edificio ya esté “embrujado”

En cualquier parte del mundo, existen un sin fin de locaciones que mantienen la reputación de estar embrujadas. Si la posibilidad existe, el tomar uno de estos edificios rodeados por historias de terror y los misterios que ocultan dentro; elevará el interés que la audiencia tendrá por entrar en el mismo. Nada llama más la atención del público que saber que lo más espeluznante del lugar no son los efectos especiales, sino las leyendas que ocurrieron en él.

Trabaja a favor de las características que ya están en el sitio

Un hospital. Una cárcel abandonada. Una casa del siglo XVIII. Cualquiera de estos sitios y más tienen el potencial de ser explotados al máximo para el mejor efecto dramático. Cuando se tienen estructuras como túneles o lugares muy angostos, se ha de pensar en maneras de exaltarlos, mas no exagerarlos. Un consejo es no intentar cambiar la integridad del espacio, si se tiene un edificio perfecto que pueda ser lugar para una historia de época, el intentar realizar una atmósfera de terror futurista tal vez no sea la mejor idea.

Terror = Narración

El mayor propósito de estos lugares no solo es hacer que el público grite y huya despavorido, sino lograr que se interesen lo suficientemente en la historia como para sumergirse en ella por completo. Aunque la sorpresa es una gran herramienta, se debe de pensar en una estrategia que deje a las personas intrigadas por saber qué es lo que sigue. Es importante que el público no prevenga lo que está por venir; el atraparlos en una historia que distraiga su atención a otro lado, es lo que logrará que el miedo surja de manera natural cuando llegue el momento indicado.

Y si un lugar no es lo suficientemente tenebroso…nunca dudes en agregar una máquina de niebla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *