Cómo elegir un Antivirus: Aquello a considerar

Antivirus: Software especializado dedicado a prevenir, encontrar y destruir amenazas contra el equipo de un usuario.

Al momento de navegar e interactuar con archivos, un usuario tiene que tener la mayor precaución posible. Lo último que alguien desearía es que su información personal fuera comprometida. Existen miles de medidas de seguridad sencillas que un usuario puede llevar a cabo en su día a día, con el fin de evitar ser víctima de malware. 

  • No abrir enlaces desconocidos.
  • Optar por no descargar archivos que se vean sospechosos.
  • Eliminar correos que luzcan como Spam (aunque sean de un remitente conocido).
  • No descargar Freeware que provenga de sitios web ilegítimos.

Aunque estas prácticas pueden ayudar a que el usuario no se tope con ciertos tipos de amenazas, aún está vulnerable. Que un usuario sea inteligente en el uso de su equipo es buen inicio, aun así, se necesita de otro tipo de protección. Cualquier actividad realizada en línea, por más inofensiva que parezca, puede poner nuestro equipo en el camino de un virus. Desde juegos en línea y redes sociales, hasta transacciones bancarias, nunca se sabe lo que hay detrás.

¿Qué es lo que hace?

Es cierto que no todos los usuarios tienen el mismo tipo de comportamiento, por ende, tampoco las mismas necesidades. Es importante considerar las prácticas más comunes de ese usuario particular, haciendo así una lista de expectativas a cubrir. Mientras algunos buscan controles parentales y back-ups en la nube, otros prefieren un software que les permita encriptar sus archivos.

Siguiendo la misma línea de necesidades individuales, las funciones de un Antivirus varían y convergen en diferentes extremos. Si buscamos enlistar las funciones más comunes de un software como estos, lo siguiente sería un buen resumen:

  • Rastreo: Cuando se busca dentro del equipo por amenazas potenciales.
  • Chequeo de integridad: Se revisan los archivos para confirmar si fueron, o no, alterados.
  • Heurística: Proceso que se lleva a cabo cuando el malware es nuevo o tiene un código distinto. El antivirus compara el algoritmo interno del archivo, clasificándolo como un riesgo o no.
  • Intercepción: Previene que el virus se ejecute o multiplique.
  • Limpiar: Erradica la amenaza del equipo.

¿Cuál es la mejor opción?

Afortunadamente, hoy en día es sumamente sencillo encontrar reseñas fundamentadas de cualquier software que llame la atención de un usuario. Dejando eso de lado, el mundo de los antivirus es extenso: Cubriendo desde trials y software gratis, hasta programas de protección completa. Aquellos programas que son gratis no necesariamente son malos, en teoría, pueden hacer lo mismo que un antivirus comprado.

Ambos pueden escanear equipos de manera completa, detectar archivos “no seguros” y eliminar aquellas amenazas que logren encontrar. Claro está, los de paga tienden a tener más opciones de protección (restringir contenidos a niños, firewalls y proteger a más de un equipo a la vez). La diferencia ellos es, principalmente, que los gratis necesitan de ads para sobrevivir; mientras que los de paga no molestan al usuario con anuncios. Aunque ambos son buenos al momento de detectar amenazas, el sistema de los gratis no registra virus relativamente nuevos.

Algunos ejemplos de software son:

Gratis

  • Avast Free Antivirus
  • Avira Free Antivirus
  • AVG AntiVirus Free
  • Bitdefender Antivirus Free Edition

Paga

  • Bitdefender
  • McAfee
  • Norton/Symantec
  • Kaspersky Lab

¿De qué me protejo?

Lo más importante de un buen antivirus, es que sea capaz de enfrentarse a cualquier tipo de amenaza. Por lo mismo, gratis o de paga, un usuario debe de asegurarse que el programa pueda defenderse ante todos o la mayoría de estos virus:

  • Trojans – Software malicioso que pretende ser legítimo, provoca que otro tipo de malware entre al Sistema.
  • Worms – Programas que se aprovechan de los puntos débiles de un Sistema, multiplicándose de manera autónoma.
  • Spyware – Malware especializado en vigilar al usuario y su información. Por lo general, son el primer paso para hackear al usuario.
  • Rootkit – Programa que le da acceso remoto de un equipo a hackers.
  • Adware – Programas que alentan el equipo y lo vulneran a amenazas reales. Esto lo hacen por medio de pop-ups publicitarios
  • Ransomware – Malware especializado y potente. Una vez instalado en el equipo del usuario, se apodera del mismo. Después de esto, el hacker responsible puede “secuestrar” (encriptar) los archivos personales del usuario, haciéndole pagar por recuperarlos.
  • Polymorphic – Cambian su código cada que infectan un equipo distinto.
  • Tunneling – Se esconden cerca del hardware importante.
  • Stealth – Infectan un archivo, haciéndose ejecutables. Una vez que se corre ese archivo, se multiplica.
  • Fast Infecting – Dañan los archivos en cuanto un usuario los abre.

¿Quieres aprender más?

Por primera vez en la CDMX, cualquier usuario interesado en Ciberseguridad puede asistir a nuestro Seminario de Seguridad Informática. Estará basado en las mejores prácticas de CompTIA y el EC Council.

Este seminario tiene el fin de formar usuarios capaces de proteger sus redes y datos en ambientes personales y profesionales. Por lo mismo, se explorarán todas las amenazas a las que cualquier individuo puede enfrentarse a diario. Se busca otorgarle las herramientas y estrategias necesarias para que pueda mantenerse seguro ante hackings, malwares, sniffing, etc.

Además de ayudar al usuario a mejorar sus prácticas de seguridad informática, se le premiará con un diploma que avale lo aprendido. Después de todo, se busca que estos conocimientos se empleen con fines éticos y de protección a quienes lo necesitan.

Detalles del Programa

Fecha: del 24 al 28 de Julio.

Duración: 40 Horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *