Comida impresa en 3D

Comida impresa en 3D

El uso de impresoras 3D tiene el potencial de revolucionar la forma en que la comida se fabrica.

En un encuentro entre Tecnólogos de Alimentos en Chicago el pasado 12 de julio, la académica entregó los detalles de este dispositivo que en un futuro será capaz de imprimir comida para los soldados norteamericanos.

La idea de los investigadores es que en un futuro un soldado porte consigo un dispositivo que al insertarle un material, pueda producir una comida caliente en unos minutos.

Los académicos están particularmente optimistas respecto a la impresión de comida. Por ejemplo, el profesor de la Universidad de Columbia Hod Lipson recientemente afirmo:

No importa el campo en el que trabajas, esta tecnología encontrará la manera de ingresar ahí. La tecnología está volviéndose más rápida, económica y mejor a cada minuto. La impresión de comida puede ser el gran puntapié inicial para la impresión en 3D.

Por ejemplo, Lipson dice que los usuarios pueden elegir entre una gran base de datos de recetas en línea, para de esta forma poner los cartuchos con los ingredientes en sus impresoras 3D y crear el plato sólo para esa persona. El usuario puede personalizar para incluir ingredientes adicionales, o sustituir uno por otro.

El ejercito estadounidense está empezando a investigar usos similares para la impresión de los alimentos en 3D, los cuales son utilizados en el campo de batalla en lugar de en la cocina, dice Mary Scerra, tecnólogo de alimentos en el Soldado de Investigación del Ejército de EE.UU. Natick, Desarrollo y el Centro de Ingeniería (NSRDEC) en Natick, Massachusetts. Comenta que para 2025 ó 2030,  se prevé a los militares utilizando la impresión 3D para personalizar las comidas para los soldados y podrían ser adaptadas a las necesidades particulares de cada soldado.

“Imagínese combatiendo en zonas remotas –  uno tiene fatiga muscular, ha estado despierto durante un largo periodo sin descanso, se carece de calorías, se necesita electrolitos, y uno sólo quiere una pizza”, dijo Scerra. “¿No sería interesante si sólo se podían imprimir y comer?”

Señaló que todavía hay varios obstáculos que superar, como el costo de llevar la tecnología a las zonas remotas, la logística de lo que es trabajar en esos lugares y, quizás lo más importante, lo que hace que la comida tenga buen sabor.

“Si la comida no tienen buen sabor, no van a ser consumida”, dice Scerra. “No importa lo nutritiva que sea”.

Para tener como referencia, empresas como Pepsi están también experimentando con imprimir comida en 3D, como por ejemplo papas fritas.

Links:

http://blogthinkbig.com/3d-printing-food/

http://www.sciencedaily.com/releases/2015/07/150713144118.htm

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *