Revisamos ‘ Maze Runner’ en formato inmersivo que Cinépolis y Barco Escape trajeron a México.

En algún momento, las salas de cine se tuvieron que ver en la lamentable posición de jugar a ponerse al día. Los teatros que alguna vez fueron el epicentro para el entretenimiento , la subida de costos en los boletos de entrada y la mejora exponencial de la tecnología de cine en casa que la mayoría tiene,  ha empujado a los teatros a la lista de especies en peligro de extinción.

Se necesita innovación. IMAX fue un buen comienzo; una pantalla tan grande que nos permite ver imágenes con una resolución que antes no se podía imaginar, el 4D, a diferencia de su antecesor (3D) incorpora movimiento de butacas, imágenes en 3D, y por sobre todas las cosas se juega mucho con los estímulos sensoriales como: lásers, emanaciones de polvo, aromas, sprays de agua y vibraciones.

Barco-Escape

¿Ahora, qué es lo qué sigue? Bueno, puede ser que sea Barco Escape, una tecnología de la influencia de la moda súper Cinerama de la década de 1960 , donde una pantalla adicional se coloca a ambos lados de la pantalla normal , dando una experiencia panorámica masiva. La primera película que se presentará en Barco Escape es: The Maze Runner. 

El viernes 11 de Septiembre, por primera vez en México se disfruto de la primera instalación de una sala en formato inmersivo, traída por Barco Escape. Esta sala se encuentra en Cinépolis Acopa, y la película que se puede disfrutar es: The Maze Runner: The Scorch Trials, generando una experiencia totalmente diferente.

Barco Escape Pros:

  • Una experiencia única, inmersiva insustituible teatral
  • Sólo el comienzo de una tecnología cada vez mayor
  • En esta versión, más o menos puede ser adaptado a cualquier teatro
  • Potencial fantástico para ampliar el alcance de una visión cineastas 
  • Cada asiento en el teatro ofrece una experiencia diferente

Barco Escape Contras:

  • Por lo menos ahora, ninguno de los cines son personalizados por lo que el ángulo de la pantalla es un poco constrictiva 
  • Sólo se formatea un porcentaje muy pequeño de la película (esto probablemente cambiará con el tiempo)
  • Los realizadores generalmente no son parte del proceso
  • Los gráficos no están 100 % integrados
  • La luz de la pantalla principal se refleja en las pantallas laterales cuando no esté en uso lo cual  puede ser un poco molesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *